FANDOM


¡Rompe las cadenas!
Eo (pronunciado como eeeee oh)[1] era una roja de las minas de Lico y la primera esposa de Darrow. Fue asesinada bajo las ordenes de Nerón au Augusto luego de que entonara la Canción Prohibida y su muerte causó que se convirtiera en un mártir utilizado como símbolo para el Amanecer.  

Es mejor conocida como Perséfone.  

Aspecto & carácter Editar

De pequeña, Darrow la describe como una niña diminuta escondida debajo de una cabellera roja. Roja como la roca de Marte. No de un rojo vivo, sino un rojo oxidado. Eo tenía el cabello grueso, una cara redonda y estaba muy delgada, incluso se le marcaban las costillas a través de la piel; debido a la mala alimentación.

Eo también es descrita por Darrow como el espíritu de su gente. Era idealista e inspiradora. A través de Darrow ella es retratada como una niña unidimensional, perfectamente pura, y con una capacidad increíble para la bondad. Pero más tarde, vemos a Darrow dándose cuenta de que ésta no era la realidad de Eo. Eo era mucho más que eso. Era una joven que podía ser rencorosa y mezquina a pesar de su bondad.

Historia Editar

Era una aldeana ordinaria en las minas de Lico. Pertenecía a un clan de excavadores de la tierra roja, un clan de canto, de danza y de tierra. De pequeña, era muy amiga de Darrow y su familia, vivían incluso muy cerca y la llamaban de forma cariñosa Pequeña Eo. Cuando el padre de Darrow fue colgado, ella colocó un hemanto en su bota izquierda y volvió corriendo junto a su propio padre.

Querían casarla en cuanto cumpliera catorce años, como a todas las chicas de los clanes. Pero ella prefirió la escasez, y esperó a que Darrow llegara a los dieciséis, la edad casadera de los hombres. Ella decía que ya desde niña sabía que se iban a casar, cosa que él no.

En otra ocasión Eo le llevó flores a Darrow después de una muerte. Una mujer cantó la Canción Prohibida mientras colgaban a su hijo por robar comida. Darrow lloró a solas, preguntándose por qué lloraba entonces si no lo había hecho por su padre. Mientras yacía tumbado en el suelo frío alguien arañó débilmente en la puerta de su casa. Cuando la abrió encontró un capullo de hemanto depositado en la tierra roja. No había ni un alma a la vista; tan solo las diminutas pisadas de Eo en el suelo. Aquella fue la segunda vez que le llevó flores después de una muerte.

Amanecer RojoEditar

Ella recibe latigazos después de quedar atrapado en el jardín prohibido con Darrow, y es ahorcada públicamente por orden del archiduque marciano Nerón au Augustus por tener aspiraciones más allá de la Sociedad Roja cantando una canción prohibida. Darrow la entierra en el jardín, un acto ilegal que también hizo que lo ahorcaran.

Después de que el vídeo de la muerte de Eo se filtrara al público en general, se volvió viral, y ella se hace conocida por las masas como Perséfone, inmortalizada en graffiti y otros medios de comunicación.

Cuando Eo esta a punto de morir Timony cu Podginus le indica que nombre a la persona a la cual le quiere dirigir sus últimas palabras. Para sorpresa de Darrow, Eo elige a su hermana, Dio. Lo que le dice Eo no lo escucha nadie más; pero Dio dejó escapar un gemido de tristeza y se echó a llorar.

Durante una reunión con Harmony dos años más tarde, Darrow se enteraría de que le dijo que estaba embarazada y le rogó que no se lo dijera a él. Esta revelación es lo que renueva su deseo de derribar a la Sociedad Dorada.

Relaciones Editar

Eo by PhantomRin ©

Eo by PhantomRin ©

Familiares Editar

  • Dio: Es la hermana menor de Eo, se amaba mucho. Es la última persona que Eo ve, antes de morir.
  • Liam: Hermano
  • Dain: Hermano.

Románticas Editar

  • Darrow: Los dos estaban profundamente enamorados uno por el otro, incluso desde el momento en que eran amigos de la infancia. Vivían como vecinos en las minas. Cuando Eo llegó a la edad de casarse (13), ella esperó por Darrow, declinando cada hombre que buscaba su mano Darrow sigue amando a Eo mucho tiempo después de su muerte, aunque también llega a aceptar que ella no era perfecta y que él necesita seguir adelante.

Políticas Editar

  • Deanna: La madre de Darrow, a pesar de aceptar el matrimonio de su hijo, no tenia una buena opinión acerca de Eo.

Citas Editar

Buen chico. Sabía que serías fácil de adiestrar .
Amanecer Rojo, capítulo 2: El Sector
No somos colonos. Bueno, sí, claro que lo somos. Pero sería más apropiado llamarnos esclavos. Mendigamos comida. Mendigamos los Laureles como los perros mendigan las sobras de las mesas de sus amos.
Amanecer Rojo, capítulo 4: El Regalo
¿Qué eres? ¿Una marioneta parlanchina? Escupiendo sus malditas mentiras. Tu padre tenía razón. Puede que no fuera perfecto, pero tenía razón. Tenemos derecho a reclamar esta tierra, Darrow. Nuestro sudor y nuestra sangre la regaron. Aun así, pertenece a los dorados, a la Sociedad. ¿Desde hace cuánto tiempo? ¿Cien o ciento cincuenta años de pioneros que cavan y mueren? Nosotros ponemos la sangre y ellos las órdenes. Preparamos la tierra para los colores que nunca han vertido ni una gota de sudor por nosotros, colores que se sientan tan cómodos en sus tronos allá, en la Tierra, colores que nunca han estado en Marte. ¿Merece la pena vivir para eso? Te lo repito: tu padre tenía razón.
Amanecer Rojo, capítulo 4: El Regalo
No es solo un sueño, Darrow. Vivo por el sueño de que mis hijos nazcan libres. Que puedan ser lo que deseen. Que posean la tierra que su padre les dio.
Amanecer Rojo, capítulo 4: El Regalo
La muerte no está vacía como tú dices. El vacío es la vida sin libertad, Darrow. El vacío es vivir con las cadenas del miedo, el miedo a la pérdida, a la muerte. Lo que propongo es que rompamos esas cadenas. Rompe las cadenas del miedo y romperás las cadenas que nos atan a los dorados, a la Sociedad. ¿Te lo imaginas? Marte podría ser nuestro. Podría pertenecer a los colonos que sirvieron aquí como esclavos, que murieron aquí. Si guiaras a los demás hacia la libertad… Las cosas que podrías hacer, Darrow. Las cosas que podrías desencadenar. Se me parte el alma cuando pienso en todo lo que podrías hacer. Tienes tanto, tantísimo potencial, pero te pones unas metas tan bajas…
Amanecer Rojo, capítulo 4: El Regalo


Referencias Editar

  1. Pierce Brown en r/books, Febrero de 2016
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.