FANDOM


Semiprotegido
La edición de Confín por usuarios no registrados o nuevos está actualmente desactivada.
Dichos usuarios pueden discutir cambios, pedir la desprotección, iniciar sesión, o crear una cuenta.

Esto no es el Núcleo. Esto es el Confín. Recordamos a los ancestros. Recordamos cómo deberían ser los dorados de hierro. No asesinamos a los invitados como esa puta de la Luna. O como ese tal Chacal en Marte
El Confín es como se le conoce al dominio de los planetas y sus lunas más allá de Marte.

Desde que Octavia au Lune asesino a su padre y se autoproclamo soberana, el Confín ha tenido una relación inestable con el resto de la Sociedad, reflejada así en dos Rebeliones llevada a cabo por los Señores de las Lunas que presionaban por su independencia, la cual fue consedida gracias a su alianza con el Amanecer.

Características

El Confín incluye todos los planetas y lunas del Sistema Solar exteriores a Marte. Es decir: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, y todas sus respectivas lunas. Solo las lunas están habitadas, ya que los planetas son gigantes de hielo o gas y por los momentos no han sido terraformados[1].

En total son sesenta y siete lunas, la mayor parte de ellas militarizadas, y cuatro con poblaciones de más de cien millones de habitantes[2] y en las lunas galileanas hay más de ciento cincuenta millones de Rojos[3].

Se necesitan más de seis meses para llegar a las primera lunas del Confín desde el Núcleo[4] por lo que los planetas más lejanos como Plutón son a donde envían a los graduados Deshonrados de El Instituto para que supervisen los primeros años de terraformación[5].

Cultura

Ética

Los habitantes del Confín tienen una orgullosa doctrina de honor y orgullo y generalmente son muy disciplinados en mostrar moderación en contra de las comodidades. Este dogma se filtra en otros aspectos de su cultura. Recuerdan a sus antepasados, los Dorados de Hierro. Es tanto su honor que prefieren morir en vez de traicionar a un invitado en su casa, incluso si este es su enemigo[6].

Creen que el Núcleo es bárbaro y se ha corrompido a sí mismo con un sentido de auto-derecho, alejándose del Dorado de Hierro que conquistó la Tierra trayendo paz a ese planeta por primera vez en su historia. Consideran que se centran en emular a los Dorados como un objeto admirable.

No es lo que los ancestros querían. Pero los nucleínos son tan insensibles a la violencia que han olvidado que tiene que tener un propósito. La violencia es una herramienta. Se supone que debe impactar. Cambiar. Sin embargo, ellos la normalizan y la celebran. Y crean una cultura de la explotación en la que están tan autorizados al sexo y al poder que cuando se les dice que no, desenvainan una espada y hacen lo que les parece.
— Rómulo au Raa


Desarrollo

Muchas familias Doradas de Confín crían a sus hijos bajo unas estrictas reglas de autodisciplina. Lorn au Arcos de Europa no se crió en un palacio como sus compañeros nacidos en Luna, sino en un hogar humilde fuera de cualquier ciudad. Su padre creía en la negación de las comodidades, la tecnología y todos los demás aspectos exorbitantes de la cultura central (como el rejuvenecimiento celular), y crió a Lorn y sus hermanos con los mismos valores[7].

Del mismo modo, Rómulo au Raa crió a sus siete hijos en pequeñas casas de su familia, con profesores particulares, pero sin sirvientes, rodeándolos de conversaciones educadas y un ambiente que desalienta cualquier sentido de derecho. A sus hijos no se les permitió ver holos antes de que cumplieran 12 años de edad, para que de esta manera pudieran formar sus propias opiniones a partir de sus estudios antes de acceder al mundo y escuchar otros puntos de vista[8].

Honor

La aptitud militar es importante para el Confín. Creen en seguir el ejemplo de sus antepasado en proezas militares para reforzar su autoridad, así como para la protección y el avance de su economía.

Las familias de únicos del Núcleo suelen proteger a sus hijos del escrutinio público por miedo a que los asesinen, así que los esconden en haciendas o colegios privados. Pero el Confín incluso en eso es diferente. Ahí no matan a niños, seria una mancha imperdonable[8].

Los marcados como únicos líderes de Confín manchan su cicatriz con la sangre de sus soldados muertos como un signo de respeto.

Estilo de vida

Características físicas

Sus habitantes de suelen tener una piel más clara, cabello más oscuro y ojos un poco más grandes que los nacidos en Luna. También son muy ágiles y con largas mandíbulas. Estas características se atribuyen al hecho de que el Confín está lejos del Sol y su atracción gravitatoria es más fuerte.

Arquitectura

La arquitectura es muy minimalista y serena. Sus casas, se han descrito, tienen jardines tranquilos, con piedra lisa, árboles frutales funcionales y características calmantes. El mobiliario también es simple y la mayoría de las superficies son duras, incluso, se dice que Rómulo au Raa usa una antigua piedra romana como almohada.

Las casas también se describieron como aparentemente muy limpias y los espacios son respetados por sus habitantes. Muchos se quintan los zapatos antes de entrar en una estancia.

Me resulta raro ver las botas de una docena de enemigos apiladas junto a la puerta. Es como si me hubiera colado en algo muy íntimo
Darrow en Ío


Historia

Rebelión de los Reyes de las Lunas

En el 683, Octavia au Lune decapitó a su padre, el Soberano de ese entonces de la Sociedad, con la ayuda de Nerón au Augusto. Después se coronó a sí misma como la nueva Soberana[9].

Esto enojo a gran parte del Confín por lo que los gobernadores de las lunas de Saturno, aliados con otros Señores de las Lunas del Confín, establecieron su independencia del Núcleo. Se negaron a aceptar la autoridad de Octavia au Lune y pensaban formar su propio reino[7].

Los gobernadores eran testarudos por lo que Octavia envió al Señor de la Ceniza a Júpiter y este pulverizo a Rea con ayuda de armas nucleares. Con la destrucción de Rea padecieron más de cincuenta millones de ciudadanos, y como pacto, para mantener la lealtad de los gobernadores de las Lunas, los hijos de los Señores de las Lunas una vez que tuvieran la edad suficiente serian trasladados, cuidados y mantenidos en la Luna.

Segunda Rebelión de la Luna

El daño causado por la destrucción de Rea no había sido olvidado. Por lo que en cuando Revus au Raa y su nieta fueron brutalmente asesinados en el Núcleo, los herederos del fallecido archigobernador escaparon[6]. Los espías de Virginia au Augusto en la Ciudadela los ayudaron, robaron o destruyeron la totalidad de la Flota de Guarnición de la Sociedad en su muelle de Calisto, con la colaboración de los Cordovan de Ganímedes.

Los Raa declararon la independencia de Ío y las Lunas de Júpiter, su nueva alianza con Virginia au Augusto y los herederos de Arcos y la guerra contra la soberana[2]. Presionaron a las otras lunas, más poderosas y pobladas, para que se unieran a ellos. Poco después, el infamemente carismático Rómulo au Raa fue elegido soberano del Confín. Saturno, Neptuno y Urano se unieron al cabo de poco tiempo[2], y la Segunda Rebelión de la Luna comenzó sesenta años y doscientos once días después de la primera[6].

Rómulo au Raa by PhantomRin ©

Rómulo au Raa es el soberano del confín

 Los Señores de las Lunas esperaban que la soberana se quedara atrapada en Marte durante una década, tal vez más. Si a eso se le suma cierta insurrección de los colores inferiores en el Núcleo, puede entenderse por qué asumieran que Octavia no sería capaz de dedicar los recursos necesarios para enviar una flota del tamaño suficiente a seiscientos millones de kilómetros para aplastar su rebelión emergente. Se equivocaron[6]. En solo sesenta y tres días envió una flota completa.

 La Armada de la Sociedad es una máquina de guerra La logística y los sistemas de operación son perfectos. Cuanto más tiempo hubiera tenido el Confín para prepararse, más complicado habría sido para la soberana librar una guerra. Ella lo tenia planificado. Así que toda la Armada de la Espada se desplegó de inmediato hacia la órbita de Júpiter, y duraron allí casi diez meses. Roque au Fabii encabezo la flota entera y se gano el apodo de el Poeta de Deimos ya que durante esos diez meses nadie lo venció en batalla[2], destrozo a toda armada que se enfrento a ellos; aun cuando contaban con la ayuda de Mustang, los Telemanus y los Arcos. A bordo la Armada de la Espada había más de dos millones de hombres y mujeres. Los mejores dorados de los Institutos. Antonia au Severo-Julii reforzo esa flota[10]. Tomaron Calisto y solo Ganímedes e Ío permanecieron fuertes[2]

Darrow tenia los recursos para ayudar al Confín a salir del asedio[3] de la Armada de la Espada, así que junto a Virginia au Augusto planearon una reunión diplomática con los Señores de las Lunas y estos a su vez invitaron a Roque au Fabii[8].

 Tanto Darrow y Virginia como Fabii y el Núcleo, eran considerados enemigos del Confín. Uno, los había atormentado con huelgas de trabajadores. Propaganda antigubernamental. Insurrección. El otro, con guerra y asedios. Y, sin embargo, en el borde de la oscuridad, lejos de las fuentes de poder tanto del uno como del otro los necesitaban, los barcos y las legiones. El punto de la reunión trato sobre ¿qué podían darle al Confín en cambio de su apoyo militar?  

Roque au Fabii en nombre de la soberana Octavia, propuso que retiraría la guarnición de la Sociedad de Júpiter, pero no de Saturno ni de Urano. Se involucraría en conversaciones de buena fe en relación con la reducción de impuestos y las tarifas de exportación del Confín. Las mismas licencias para la minería en el Cinturón de las que disfrutan las empresas del Núcleo. Y aceptaría la propuesta de representación igualitaria en el Senado. Además, los Caballeros Olímpicos serían nombrados por votación de los archigobernadores y Antonia au Julii seria entregada a su justicia. En conclusión la soberana diría que sí a todo lo que Rómulo au Raa pudiera querer hasta que recuperara una posición en la que pudiera decir que no.

 A su vez Darrow propuso entregarles la independencia permanente de la Luna. Nada de impuestos. Nada de veinte años de servicios al Núcleo para sus Grises y Obsidianos[3]. Darrow y el Amanecer no tenían ningún interés en el Confín y por su parte el Confín odiaba al Núcleo. Para asegurarle a los Señores de las Lunas de que su promesa era verdadera estaba dispuesto a abandonar a los colores inferiores, entregar la ubicación de las celular rebeldes de los Hijos de Ares que vivían en el Confín y trasladar toda su guerra al Núcleo.

 Los Señores de las Lunas al final accedieron a apoyar a Darrow luego de que éste le mostrara "pruebas" que comprobaban que la flota de Fabii había vaciado un depósito de armas nucleares. Esto les comprobó que la soberana estaba dispuesta a bombardear sus lunas, tal como hizo con Rea si estos no accedían a rendirse[3].

Batalla de Ilión

Lunas Galileas

Lunas Galileas

Al poco tiempo tanto la armada de Darrow como la del Confín derrotaron a la Armada de la Espada[11] y a Roque au Fabii, quien prefirió morir por su propia mano y espada, antes que aceptar la derrota y la muerte por parte de su enemigo. Antonia au Julii huyo y abandono a sus aliados. La Batalla de Ilión duro dos días, pero tal cual como Darrow prometió el Confín se independizo del Núcleo, pero el costo fue la destrucción de los muelles de Ganímedes[12], lugar de nacimiento de las mejores embarcaciones que navegaban el Sistema Solar.

Los barcos del Confín escoltaron a la flota de Darrow hasta las fronteras que acordaron. Cuando el buque insignia cruzo el cinturón de asteroides, no tenían permitido regresar jamás. Si una sola nave bajo el mando de Darrow podría esa frontera, si no hacían, seria un acto de guerra[11].

Geografía

Planetas


Lunas

Habitantes

Familias

Listo no completa

Referencias

  1. Amanecer Rojo, capítulo 9: La Mentira
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Mañana Azul, capítulo 10: La Guerra
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Mañana Azul, capítulo 42: El Poeta
  4. Hijo Dorado, capítulo 27: Gominolas
  5. Amanecer Rojo, capítulo 15: La Prueba
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 Mañana Azul, capítulo 40: Mar Amarillo
  7. 7,0 7,1 Hijo Dorado, capítulo 28: Los Hijos de la Tormenta
  8. 8,0 8,1 8,2 Mañana Azul, capítulo 41: Los Señores de las Lunas
  9. Mañana Azul, capítulo 63: Silencio
  10. Mañana Azul, capítulo 38: La Cuenta
  11. 11,0 11,1 Mañana Azul, capítulo 50: Truenos y Relámpagos
  12. Mañana Azul, capítulo 49: Coloso
Sistema Solar
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.